Humildad es igual a Grandeza

La humildad es un buen arma para llegar más lejos en tu camino.

Cuanto más humilde se es más rápidamente se llega al corazón de los demás y más se puede transmitir. Sin ser humildes, no podemos donar felicidad a los demás. Es algo que automáticamente nos encamina a la grandeza.

Uno de los mejores remedios para capotear con ese ego con el que todos tenemos que lidiar en algunos momentos y de forma sencilla nos acerca al corazón de los demás. Si hay ego cuando hablamos o actuamos, las palabras son inexactas y la visión es insolente.

La humildad es signo de potencia, vigor y energía. Solo alguien poderoso y fuerte interiormente puede ser humilde. Es el estado interior conciso para la simetría perfecta entre la humildad y el auto- respeto.

Al ser humildes podemos reconocer la grandiosidad y habilidades de los demás, y no necesitamos demostrar nada, ya que todo se evidencia a través de las palabras, acciones y actitudes. Nada mejor que la humildad para renovarse, cambiar y aceptar las críticas con positividad.

Un gran líder o un maestro es aquel que por su humildad aunque ha conseguido grandes y altos logros personales, sociales o económicos no se deja llevar por la soberbia del éxito. Este es el pecado capital que más suelen cometer los que alcanzan el éxito en la variante que sea.

Con esa actitud de altanería al final se creen que son casi perfectos y que nadie está a su altura. Todos les quieren perjudicar o aprovecharse de ellos. Todo y todos es poco para estos individuos para  al final acaban por entrar en un bucle de insatisfacción que nadie entiende a su alrededor ya que se supone que esa persona lo tiene todo.

Quienes tratan o siguen a ese tipo de personas son otras que en su interior resuena con fuerza el resentimiento.

El verdadero líder en cualquier ámbito desde el empresarial hasta el espiritual es aquel que humildemente comprende que la grandeza de sus obras son el resultado de las acciones de sus incondicionales.

 

¿QUE ES MAS IMPORTANTE EL LÍDER EN CUESTIÓN O SUS SIMPATIZANTES?

El primero traza el camino, señala las metas y los adeptos deben conseguirlo. Sin uno no existen los otros y exactamente igual a la inversa. Pero es el líder el que debe ganarse la confianza de sus seguidores uno a uno a través de su humildad, para que el binomio que forman sea un éxito para todos.

Algunos caen en el infortunio al llegar arriba y olvidarse de todo lo que tuvieron que pasar para estar ahí y les es fácil olvidar el esfuerzo que hicieron cada uno de sus colaboradores y todo el apoyo que recibió hasta llegar al triunfo.

Por eso hay que practicar la virtud de agradecer siempre porque cuando conseguimos algo grande siempre hay gente detrás apoyándonos, sujetándonos y dedicándonos su tiempo.

La Humanidad  ha decaído por que hay países y sus dirigentes que se creen que el resto debemos aprender de sus costumbres o logros porque anteriormente descubrieron algo inusual. Ya fuera malo o bueno para algunos. Fueron líderes en algún momento de algún acontecimiento histórico que ya no resulta porque es pasado. Y han caído en el declive ante la vista de los demás y ellos mismos aunque no lo reconozcan al dirigir un sistema Matrix, donde cada vez menos les aprueban. Para volver a ser plausibles deben ir por el camino de la humildad para poder aprender de otros. EVOLUCIONAR.

Para no detener nuestra evolución y crecimiento debemos ser humildes siempre para aprender y dejarnos enseñar. La humildad de reconocer y agradecer a todas las personas que nos depara el destino precisamente para compartir sus éxitos y devenires con los nuestros.

La humildad es el carruaje que nos acerca emocionalmente a nuestros seres queridos.

La felicidad y el verdadero éxito está en la grandeza de disfrutar y agradecer los detalles mas sencillos como una tímida sonrisa o un esclarecedor amanecer.

1 pensamiento en “Humildad es igual a Grandeza”

Deja un comentario