HACIA LA LIBERTAD DEL SER ¿Quién se atreve?

Libertad. Hermosa palabra que siempre leo o escucho a muchas personas, que expresan sus anhelos de ser libres y desean otra vida sin tantos agobios, requerimientos y prisas.

Esto se hace notable en las redes sociales, se escucha por las calles, en la cola del supermercado, en cualquier parte, a muchos semejantes que manifiestan no saben que hacen en esta vida. Se preguntan: ¿Para que están aquí? ¿Por qué les pasa todo lo que les pasa? ¿Qué pasa con esta humanidad tan deshumanizada? ¿Por qué tanto dolor en el mundo? etc. Ante tal panorama nos sentimos perdidos y desorientados. Como para no!

Cómo dice la canción: ¿Quienes somos, de donde venimos y a donde vamos?

He de confesar que también me hice esas preguntas durante mucho tiempo. Años de dudas, rebeldía y sus correspondientes lagrimas, la verdad sea dicha. Por lo tanto si os sentís así no os preocupéis, es la pregunta existencial que todos los humanos nos hacemos, a lo largo de nuestra vida tantas y tantas veces. ¿O será de nuestras vidas?

Nacemos en este planeta. La Tierra. Prodigiosa y espléndida Madre Gaia. Donde todo está programado dentro una serie de clichés en la sociedad: Las religiones, la educación, la familia, cánones de belleza, lo que se debe comer, que medicarse en caso de estar enfermo, y así una sucesión de directrices interminables, donde si te sales de esos cánones te discriminan o te rechazan muchas veces. Verdad?

A mi naturaleza rebelde poco le ha importado siempre todas estas normas, el/a que me conoce lo sabe, es además una de mis características que más me ha ayudado, no exenta de sus consecuentes pleitos con quién no estaba de acuerdo en mi entono, a no parar el impulso de hacer siempre lo que creía oportuno, para lograr mis objetivos y experiencias. A pesar de los pesares, lo que digan los demás y de los resultados. Sin pisar a nadie. Constantemente quiero y he luchado por ser yo misma, con mis aciertos y mis errores. Desde muy pequeñita no me creía nada de lo que me contaban que tenia que ser la vida, siguiendo esos rumbos implantados.

Me encontraba muy perdida porque además, no sabía donde estaban los recursos para encontrar la verdad que buscaba. No me vibraba nada que había que acarrear con esas normas y directrices que espera de nosotros el sistema, la familia, el mundo en general. Me resultaba hasta antinatural. ¿Ha eso habíamos venido? ¿Ha obedecer lo que otros nos dicen? Estudiar, trabajar, gastar y vuelta a trabajar, pagar y de nuevo lo mismo. Hasta que te mueres y otro viene a ocupar tu sitio en la rueda. No me cuadraba. Ni ahora tampoco por supuesto. Invariablemente he creído y creo, que no tiene porque ser así. Y efectivamente para mi, no lo es.

Es mi verdad. ¿Sabéis ya cúal es la vuestra? Sino es así, sería importante descubrirlo.. 

¿Y si os digo que todo lo que nos cuentan sobre la verdadera naturaleza y sentido de vida es mentira? No interesa que sepamos la verdad de nada. Ni de quién somos en realidad, ni a que venimos. Desde que empezamos en el colegio e incluso antes, con los patrones establecidos en nuestras familias, culturas, las religiones; nos quieren dirigir, ocultar y manipular información real sobre absolutamente todo. ¿Por que? Así nos pueden manejar y utilizar para el beneficio de unos pocos, perdiendo de esa manera nuestra libertad junto con el don de seres libres. Libre albedrío. Esto supone desprendernos de la autonomía e independencia, de poder decidir como deseamos pasar nuestra vida. O lo que es peor, perder la oportunidad de experimentar nuestra existencia libres. Y sinceramente, creo que no lo debemos consentir. Tenemos la obligación y responsabilidad de afanarnos contra viento y marea por vivir como nos corresponde, con integridad y liberándonos de cargas que no nos atañen.

 

 

“Mi verdad  me contó, que somos almas reencarnadas una y otra vez por decisión de la misma, para evolucionar hacia el Amor Incondicional. Por ese motivo venimos a experimentar en ello. Además escogemos todas las experiencias de vida antes de nacer. Adecuadas para nuestro proceso evolutivo. Motivo más que suficiente para dejarnos llevar por nuestro instinto siempre.”

Designamos donde lo haremos y con que familia. Las situaciones que tendremos que pasar para nuestro aprendizaje. Las personas con las que nos encontraremos, los amores que tendremos, si seremos padres o no y con quién. Toda la vida diseñada por nosotros mismos, por lo tanto no hay culpables de todo lo que nos pasa. Fue nuestra alma valiente la que planeó todo, junto con nuestros guías y maestros espirituales, hicimos un pacto. El tipo de pruebas que pasaremos para trascender por fin en su momento, del camino hacia La Fuente de donde todos procedemos.

La vida es un proceso continuo de crecimiento personal y emocional, que va unido en este plano físico al profesional. Bajo mi verdad relativa tiene una relevancia importante también el espiritual. Ya que en él, es donde exclusivamente trabajamos nuestro interior. Donde reside lo que somos en realidad. La chispa que prende nuestra verdadera esencia, para desarrollar la capacidad de extraer todo el potencial, valor y coraje para llevar la vida que deseamos, sin aceptar lo que otros van a imponer en muchas ocasiones. Al tener claro lo que queremos para nuestra vida, aprendemos a saber escoger con autonomía, sin miedo y responsabilizándonos de nuestras acciones.

Cada vez que se realiza un progreso en alguno de estos desarrollos, es necesario compensar el resto, para no quedarse estancado, equilibrarnos y seguir disfrutando plenamente de la admirable decisión, que tomo nuestra alma de venir a experimentar, esta fascinante experiencia de ser humanos en este maravilloso planeta.

Si esto le resuena a alguien en su interior, es que su alma está clamando hacia la libertad, porque su experiencia de vida no la está encauzando para su provecho y plenitud. La buena noticia es que si sigue esa vibración puede ser la llave, para abrir la puerta de todos sus secretos y poder alcanzarla.

Hay que mirar hacia dentro para poder preguntarse y descubrir, que nos hace felices hacer y con quién decidimos que vamos a poder compartir nuestras experiencias. Es entonces cuando la luz en forma de equilibrio y tranquilidad, nos muestra el sendero a seguir liderados por nuestra alma.

Bienvenidos entonces a todo el que se sume, al viaje para crecer sin miedos y con decisión. Para así, poder enfrentar, asumir y aceptar nuestras experiencias escogidas por nuestro bien mayor y el del resto de la humanidad. Y aprender a vivir durante el proceso en el presente, únicamente con disfrute.

El ahora es lo único que tenemos.
O no?

 

2 pensamientos en “HACIA LA LIBERTAD DEL SER ¿Quién se atreve?”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.