Dirigir los pensamientos se puede!

¿Hacía donde quiero dirigir mis pensamientos?

Los pensamientos negativos son inútiles y es sinónimo de angustia, infelicidad y pérdida del bienestar.

Una mente confusa o alterada no es buena consejera para tomar decisiones concretas y precisas. Darle vueltas y vueltas a una acción desafortunada ya ejecutada, no es la mejor manera de aprovechar el tiempo disfrutando de una vida en tranquilidad y plena. Afligirse y arrepentirse está bien, si se usa como medio para hacer un cambio.

Esa transformación tendría que suceder en el instante, que se comprende y hay una reconciliación con una misma. En ese momento deberíamos decidir si fue algo correcto o no y al momento determinar, que acciones deberíamos no repetir y cuales potenciar.

El poder de esta decisión es nuestro. Nadie nos puede guiar y es lo que nos aporta la experiencia personal. Nadie nos obliga a estar negativos o positivos.

Pasar el tiempo pensando en las flaquezas de los demás, nos hace estar influenciados de ese juicio, por nuestra propia carga de pensamientos, en vez de influir nosotros en ellos. Es cuestión de decidir si los potencias o a otra cosa mariposa. Para terminar con el hábito de ocuparse de las flaquezas de los demás, hay que meditar sobre las propias fortalezas, virtudes, valores, debilidades y deslices, para apreciar que nos falta para fortalecernos en algo en concreto o mejorar una virtud o cualidad.

Para poder controlar los pensamientos tenemos que adquirir la creencia y el compromiso, de que tenemos esa capacidad natural de cambiar pensamientos negativos por positivos. Clik. Y sobre todo hacernos responsables de lo que pensamos, ya que se convierte en sentimientos que nos llevan a las palabras y estas a las acciones, que se convierten en hechos.

Ya que cuesta lo mismo habituarse para bien que para mal será mejor entonces, habituarse a tener pensamientos positivos hacia nosotros, los demás, hacía el sol y la lluvia o lo que sea! Porque esta reconocido científicamente que mejora el estrés y por lo tanto la salud.

Hay tácticas para desarrollar el hábito de pensar en positivo. Centrarse solo en el ahora en el instante que estamos viviendo, rodearse de gente positiva, ayudar a los demás, ser agradecidos, no juzgar nunca. Cada uno está en sus zapatos. No sabemos lo que un ser a podido pasar para llegar a donde está, ni nadie sabe nuestros padecimientos, vivencias más profundas.

En un mundo donde en las noticias que nos transmiten por cualquier medio el noventa y ocho por ciento no sé si no me he quedado corta, son negativas hay que pararse en esos pequeños detalles del día a día, ya que es donde se marca la diferencia y la verdadera bondad del ser humano.

Esas bendiciones diarias que nos llegan en forma de un te quiero por la mañana de un ser querido, ese amigo que nos llama para saber como estamos, el compañero de trabajo que nos brinda su ayuda al vernos saturados..

En los pequeños detalles están las grandes cosas. Es decir; no hace falta mucho para ser feliz.

17 pensamientos en “Dirigir los pensamientos se puede!”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.