LIBRE ALBEDRÍO: INTERVENIR NO ES AYUDAR